POR MIS PLUMAS
Inicio / Las Ultimas / Internacionales | Economìa | Policìa | Ciencia y Tecnología | Personajes y Entrevista | Invitadas/ Denuncia Ciudadana | Foro /
 


 













 


MUERE LIDER PRIISTA A DIAS DE LA CONSULTA POPULAR

26 de julio de 2021


Por mis Plumas

  • Por ELVIA ANDRADE BARAJAS


    CIUDAD DE MEXICO, Estados Unidos Mexicanos, 26 de julio de 2021.- La tercera ola de Covid-19 azota México, llegando  hoy a los 238,424 decesos, a los que se sumó este lunes  el coordinador de la bancada del PRI, René Juárez Cisneros, ex  gobernador del convulso Guerrero, uno de los estados más violentos del país, donde también se informó que el excéntrico diputado Gerardo Fernández Noroña, fundador y ex miembro del Partido de la Revolución Democrática, el cual abandonó para unirse al Partido del Trabajo, se contagió del virus, lo que provocó algunas burlas en redes sociales. 


    La muerte de Juárez Cisneros, de 65 años, llegó justo en la semana más críticas para el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que al igual que el Partido Acción Nacional (PAN), estarán sometidos a una consulta popular con la pretensión de llevar a juicio político a los últimos cinco ex presidentes de México: Carlos Salinas de Gortari (PRI), Ernesto Zedillo (PRI), Vicente Fox Quezada (PAN), Felipe Calderón (PAN) Y Enrique Peña Nieto (PRI).


    Además, también ocurre cuando las estructuras del PRI claman un cambio interno, para que se fortalezca y vuelva a ser la primera fuerza política del país, algo que para el polémico diputado Fernández Noroña “podría ocurrir si retoman sus ideales y dejan de ser tan corruptos”.


    Juárez Cisneros fue líder del PRI interino en 2018 y en su corto liderazgo de dos meses propuso un cambio al interior del partido, que en manos de Enrique Ochoa Reza, su antecesor, sufrió el golpe del izquierdismo, cuando MORENA arrasó en las elecciones presidenciales colocando a Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia, con   un efecto “domino” en la mayoría de los estados y municipios que participaron en esa contienda electoral.


    El acapulqueño, quien nació en el puerto turístico más famoso de México el 8 de unio de 1956, apoyaba la tesis de que era imprescindible que el PRI retomara sus ideales, defendiendo que es el mejor partido político del país.


    Sin embargo, reconocía que fue motín de personajes corruptos que le habían hecho mucho daño al partido que gobernó México ininterrumpidamente por 75 años.


    Ochoa Reza y otros líderes priistas coincidían con Juárez Cisneros en que había que extirpar de verdad la corrupción al interior del Revolucionario Institucional.

    EN 1994 EMPIEZA LA DEBACLE DEL PRI

    El 16 de julio de 2018 renunció a la dirigencia nacional del PRI, siendo sustituido por Claudia Ruiz Massieu, hija de José Francisco Ruiz Massieu, otro acapulqueño, quien fue asesinado la mañana del 28 de septiembre de 1994, al salir del hotel Casa Blanca tras una reunión con diputados priìstas, por Daniel Aguilar Treviño, un tamaulipeco de 28 años de edad, que le disparó al cuello cuando el cuñado del expresidente Carlos Salinas de Gortari se disponía a abordar su automóvil.


    Ruiz Massieu estaba casado con Adriana Salinas de Gortari, hermana del entonces presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari.


    Su asesinato abrió la cloaca del PRI, al involucrar como autor intelectual del homicidio a Raúl Salinas de Gortari, hermano del expresidente Carlos Salinas de Gortari, pues en el año de 1994, corrieron numerosos rumores de enfrentamientos entre Raúl Salinas de Gortari y José Francisco Ruiz Massieu.


    Su hermano, Mario Ruiz Massieu, quien se desempeñaba en ese momento como subprocurador general de la República, quedó a cargo de las investigaciones del asesinato.


    El crimen de Ruiz Massieu ocurrió seis meses después de la ejecución del candidato priista Luis Donaldo Colosio Murrieta, ocurrido en Lomas Taurinas, Tijuana, el 23 de marzo de 1994, durante un mitin político de su campaña presidencial que le truncaron al arrebatarle la vida en un acto publicó.


    Tras ambos crímenes, el PRI se vino de picada. 


    Empezó a perder rumbo y se enfrasco en una serie de actos de corrupción y sangre que lo orillaron a la primera derrota electoral en el año 2000 frente al panista Vicente Fox Quezada, que pese a hacer un trabajo deficiente como presidente de México, logró que su partido ganara las elecciones de 2006 con Felipe Calderón, que al minuto de iniciar su Mandato empezó con la guerra contra el narcotráfico, ese monstruo de mil cabezas al que había prometido combatir el priista Luis Donaldo Colosio, que anunció sus aspiraciones presidenciales con un discurso que hasta hoy es vigente.  Aún ajusta a los tiempos de López Obrador, el falso mesías:  


    “Veo un México con hambre y con sed de justicia.  Un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirlas.  De mujeres y hombres afligidos por abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales.”


    Juárez Cisneros insistía que el PRI debía cambiar y entregar a los corruptos.


    Pero la corrupción en el PRI, al igual que en todos los partidos políticos, incluso el creado por el presidente López Obrador, MORENA, están rebosantes de corrupción por sus nexos con el narcotráfico.


    Cada partido es respaldado por un Cartel y el más poderoso, el de Sinaloa, es el que maneja los hilos del presidente López Obrador, a quien ya han acusado directamente varios políticos, entre ellos Silvano Aureoles, gobernador del violento Michoacán, quien hoy llegó a Estados Unidos para denunciar la narco elección en su estado, donde a punta de bala ganó MORENA.


    “En Michoacán hubo una narco elección y que, en mi país, las elecciones estuvieron inducidas y manejadas por los grupos del crimen organizado. Eso no se puede quedar así, porque de concretarse esos resultados, en Michoacán regresa un narco gobierno y México se encamina a ser un narcoestado. Por eso no me voy a detener hasta que esto se limpie”, dijo en Los Ángeles, California.


    Para la DEA y el FBI las declaraciones del valiente gobernador perredista no son nuevas. 


    Ratifican lo que ya saben.


    Desde 1970, cuando surgió el primer cartel de drogas en México, en Sinaloa, y de ahí se trasladó a Guadalajara con Miguel Ángel Félix Gallardo y Rafael Caro Quintero, Estados Unidos ha seguido de cerca el negocio de las drogas en México, hasta este momento en que el presidente López Obrador pregona  a los cuatro vientos que todos son corruptos, menos él, pese a que hay pruebas contundentes de que es igual que todos o peor.

    Lòpez Obrador es omiso en aplicaciòn de la seguridad, la justicia y el biesnestar de los mexicanos.


    Pero creyéndose la historia que se inventa, el presidente mexicano llevara a consulta popular a los últimos cinco ex presidentes de México, dos de ellos del PAN y tres del PRI, al que quiere “pulverizar” para evitar que levente la cabeza en las elecciones presidenciales de 2024.


    Juárez Cisneros clamaba por un nuevo PRI, pero fue Ulises Ruiz Ortiz, ex gobernador de Oaxaca, quien sacudió al CEN del Revolucionario con la toma del edificio central exigiendo la renuncia del líder nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, a quien desde hace tiempo acusa de ser “palero” de López Obrador, quien, por alguna razón, pidió al PRI que se le uniera para consolidar juntos las leyes que ya no podrá lograr tras perder la mayoría calificada en el Congreso de la Unión.


    Ciertamente el PRI es el mejor partido político del país, por su ideología, que “piratean” los otros partidos, y  que, de aplicarse al pie de la letra, ya habría convertido a México en un líder indiscutible de América, porque lo tiene todo para lograrlo.


    Empero, la ambición y codicia de sus militantes lo han colocado como la tercera fuerza política de México, luego de gobernar el país por más de 70 décadas.


    El cambio urge.


    Debe darse, no solo en el PRI, sino en todos los organismos políticos, para el bien de México, que requiere un partido honesto, “sin amarres”, que luche por el bienestar de la población sin falsas caretas ni llevándolo al despeñadero de un gobierno izquierdista que busca alinearse a la pobreza y desolación que viven los países de América Central y del sur, donde el socialismo sólo los ha hundido.


    En esos países los únicos que viven bien son los presidentes, sus familias y el Ejercito, listo para reprimir al pueblo.


    El que también fuera senador, alertó en varias ocasiones sobre los riesgos del socialismo en México y la ambición de los que querían gobernar y que sólo buscaban una posición política para enriquecerse, aunque después terminaran en la cárcel, sin dinero y desprestigiados, llevándose entre las patas al partido que los llevó al poder.


    Cisneros se contagio de Covid-19 en abril pasado y desde entonces ya no pudo hacer nada, ni siquiera en las elecciones pasadas, en la que el PRI en alianza con el PAN le asestó duros golpes electorales a MORENA al ganarle varias alcaldías en la Ciudad de México y el Estado de México, con lo que debilitò la fuerza de MORENA.


    Todo lo que debía hacer y decir lo había hecho ya.


    Para todo hay un tiempo. Hasta para morir.


    Descanse en paz.

eab_elya@yahoo.com.mx
reportajesmetropolitanos@gmail.com



SE CUMPLEN TRES AÑOS DE GOBIERNO INHUMANO Y CORRUPTO EN MEXICO

01 de julio de 2021


Por mis Plumas

  • *Muere periodista desplazado por la narco violencia en Guerrero, clamo ayuda a AMLO
      y su respuesta fue quitarle toda protección, al igual que a niños y mujeres con cáncer.

    Por ELVIA ANDRADE BARAJAS


    CIUDAD DE MEXICO, Estados Unidos Mexicanos, 1 de julio de 2021.- Mientras el presidente Andrés Manuel López Obrador celebraba hoy el tercer año de su triunfo electoral vitoreando una administración “exitosa”, en el otrora paradisiaco Acapulco morìa en la pobreza extrema el periodista guerrerense Luis Abraham Huerta Martínez, desplazado de su natal tierra por la narcoviolencia del convulso estado de Guerrero.


    “El Golpeador del Sur”, como lo conocían en la fuente policíaca de Guerrero, se enfrentó al inhumano gobierno de la 4T, que apoyado en su política de austeridad desapareciò decenas de programas sociales, entre ellos los de apoyo a niños y mujeres con cáncer y 109 fideicomisos, uno de ellos el Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, a los que según López Obrador, darían el dinero directamente para evitar que se lo robaran.


    Pero, eso fue una mentira más del presidente.  Para los enfermos no hay atención médica, medicamentos ni hospitales.  Nada.


    Para activistas y periodistas desplazados sólo hubo dinero unos meses. 


    Después los regresaron a sus lugares de origen, de donde habían salido huyendo por las amenazas del narcotráfico, pese a que con ello los ponían en riesgo de muerte.


    “El Golpeador del Sur” se revelo a este trato. 

    Denunciò que en el gobierno de López Obrador, cuando estaba en el refugio,  asignado por el gobierno del priìsta Enrique Peña Nieto, por el rumbo de Tepeyac, entraban personas a su departamento cuando él  salía. 


    Abrìan su computadora, leían lo que escribía y descaradamente dejaban colillas de cigarro o cascara de plátano en algún lugar, para que él supiera que su vida seguía en riesgo, por lo que pidió su traslado a Querétaro, donde vivió más tranquilo hasta mayo pasado.


    Pero el 10 u 11 de mayo le pidieron la llave del departamento y le dijeron que ya no le darían refugio, ni apoyo económico para sus medicamentos, toda vez que él padecía diabetes y muchas complicaciones a causa de dos atentados ordenados por políticos guerrerenses, entre ellos el gobernador Héctor Astudillo.


    A mediados de mayo vino a la capital para realizar una huelga en solitario frente a Palacio Nacional, en Gobernación y fue hasta El Universal, para pedir, clamar ayuda, para comprar medicamentos y suplicar que no lo lanzaran del departamento de Querétaro.


     Pero todo fue inútil.  Llevaron un camiòn de mudanza y sin misericordialo sacaron junto con su familia y pocas pertenencias.


    Al estar entre la espada y la pared, Luis Abraham decidió internarse en la montaña de la Costa Chica de Guerrero, ya que no podía regresar a Acapulco, porque lo matarìan.

    Pero en la Costa Chica tambièn habìa peligro. Decìa que entraban camiones repletos de sicarios y se abrìan paso a balazos.


    Quería  irse a Tijuana y pedir asilo al gobierno de Estados Unidos como periodista desplazado por el crimen organizado de Guerrero.


    Pero no tenía dinero ni para comer, mucho menos para sus medicamentos y llegar a Tijuana para cruzar a Estados Unidos fue imposible. 


    Sus amigos y familiares le ayudaban con algo de dinero, pero era insuficiente. 


    El ya no tenía nada.


    El gobierno de la 4T le quito todo; primero el apoyo económico, luego donde vivir y finalmente lo dejo sin medicamentos, provocándole así una muerte segura, lenta y cruel, igual que a los niños enfermos de Cáncer, a quienes el insensible Hugo López Gatell acuso de ser parte de un golpe de Estado.


    La estupidez del subsecretario de Salud orilló a los padres de niños enfermos con cáncer a denunciarlo hoy en la fiscalía general de la República por los delitos de genocidio, discriminación y omitir garantizar el abasto de medicamentos para los menores.


    Estos delitos también deben ser juzgados al presidente López Obrador, quien hoy se pavoneo de encabezar una excelente administración, que sustenta con una encuesta del propio gobierno, en la que supuestamente 72.4% de los entrevistados quieren que siga en el poder.


    Sin embargo, los resultados de las recientes elecciones intermedias revelan lo contrario y evidenciaron que López Obrador ha perdido el apoyo de la clase media, su nuevo enemigo, que en 2018 le confió las riendas del gobierno, para que acabara con la corrupción y la narcoviolencia, que se han disparado en su administración.


    También ha peleado con periodistas importantes que por muchos años apoyaron sus aspiraciones políticas con la esperanza de que realmente buscarìa un cambio.


    Empero, al ver que su discurso anticorrupción es falso, periodistas nacionales e internacionales lo incriminan y en respuesta a ello, el pequeño emperador del Palacio Nacional los acusa de todo en su mañanera, que utiliza para golpear al que se oponga su gobierno autoritario.


    Entre los periodistas que eran sus aliados y creían en su proyecto destacan Joaquín López Dorigan, Carlos Loret de Mola y el conductor Brozo, entre otros, que le retiraron el apoyo luego de que el tabasqueño anunciara que su política era de abrazos, no de balazos.


    Esto ha provocado que en México galope y se incrementa impunemente la narcoviolencia de grupos criminales que a sus anchas se disputan las plazas a balazos y crueles ejecuciones cimbrando a los mexicanos.


    El trafico de armas es desmedido, al grado que los Carteles del narcotráfico mexicano están armados como si fueran a la guerra.


    En las ejecuciones ahora hay cada vez más muertos, debido a que las armas que utilizan los sicarios de los carteles de drogas son automáticas y vomitan balas por segundo.

    En tanto, la Guardia Nacional tiene equipo y armamento viejo.


    Lòpez Obrador prometió mucho, pero hizo hincapié en que acabaría con la corrupción, misma que continua, incluso en las elecciones circulo y “volò” mucho  dinero de MORENA y el Partido Verde Ecologista para comprar el voto, sin que hasta el momento haya un señalamiento legal contra esa acción.


    La impunidad y corrupción prevalece y se agiganta en el país.  Corre por las carreteras, que están a merced de los carteles del narcotráfico, tras la desaparición de la Policía Federal que las patrullaba y que estorbaban para que los delincuentes se desplacen a sus anchas.


    La irresponsabilidad de dejar las carreteras sin vigilancia policiaca ya ha sembrado terror en varios estados del país, especialmente del norte y centro, donde los automovilistas son asaltados, secuestrados o desaparecidos.


    Cada vez hay más pueblos fantasmas, cuya población ha sido desplazada por la narcoviolencia, tras la agresiòn de sicarios que entran a los pueblos a balear a los pobladores.


    Esto ha orillado a muchos pueblos, especialmente de Guerrero, Guanajuato, Jalisco y Michoacán a alzarse en armas, para defenderse de los malos, pero el presidente, en vez asumir su responsabilidad acusa a los pobladores de incurrir en un delito.


    Asuntos como esto, con más detalles, nombres y hasta direcciones documento en Guerrero el reportero Luis Abraham Huerta Martínez, pero en vez de ser apoyado en su trabajo periodístico para denunciar esos cuatros de terror, lo despojaron de todo y lo orillaron a una muerte lenta y cruel.

    Descanse en paz

     

eab_elya@yahoo.com.mx
reportajesmetropolitanos@gmail.com


El contenido de los artículos es responsabilidad exclusiva de los autores. Todos los derechos están reservados.
Queda prohibida la reproducción parcial o total del material publicado.
 Reportajes Metropolitanos - Derechos Reservados © 2006  www.reportajesmetroplitanos.com.mx